El fuera de las normas, ¡un principio!

#

 

« Toda formación humana tiene por esencia, y no por accidente -escribe Lacan-  el refrenar el goce.»[1] En nombre de los derechos del usuario, el amo moderno, omnividente, desconfiado – armado de sus normas, protocolos, estadísticas – , pretende ser el ordenador de las prácticas de las instituciones médico-sociales que reciben jóvenes.

Desde las evaluaciones internas hasta las evaluaciones externas, desde las “fichas de empleo”[2] indicando las “buenas prácticas”, los lugares de atención y de tratamiento médico- psicológico, son auscultados, medidos, validados para evacuar el no eliminable real, cuya persistencia no cesa de ser demostrada por la actualidad. Sin embargo, “hacer de la norma la ley y perseguir los desviantes con respecto a la norma es un factor de estagnación”[3] indica Jacques-Alain Miller subrayando que este programa se opone a la innovación.

En el principio mismo del psicoanálisis se encuentra la novedad, la invención. En las instituciones, el amo moderno, invisible, desencarnado, busca introducirse en cada uno, convocando al superyó. Cuando gana la partida, lo peor viene al encuentro. El evaluado puede volverse más feroz que el evaluador. Se trata pues de no darle más que lo que pide para preservar un lugar a la sorpresa, a la invención del sujeto. Como Mourad, que encuentra como primer tratamiento del objeto mirada persecutorio, el instalarse al volante de mi coche a partir del cual vigila en mi compañía el mundo en 360°. Steven, mortificado en su relación al Otro, ha alojado su libido en una pequeña maceta que ha traído e instalado en el borde de la ventana del despacho. Con esto se anima plantando, sembrando, regando, recogiendo frutas y verduras. Sam por su parte, un niño silencioso, ha conseguido hablar sentándose en mi despacho y señalando la silla frente a él con un “espere usted” (sea paciente). Tantas prácticas fuera de las normas, fuera de los protocolos a partir de donde cada uno de estos niños tiene una oportunidad de abrirse un camino singular que le permita un tratamiento de lo insoportable.

Hacer que la norma no se convierta en ley en la institución es una tarea permanente, que se impone éticamente, si no queremos desviar hacia la educación terapéutica que erige en ideal el comportamiento normal. Entre dinámicas de mejoria continua de la calidad, encuestas flash, paneles de pilotaje, etc., el amo moderno produce sin cesar nuevas herramientas de estandarización. La orientación por el psicoanálisis lacaniano es crucial para poder responder a ello de manera innovadora. Más vale la conversación con los jóvenes de la secundaria, cuando se recomienda la prevención. Más vale la FIPA[4], el encuentro clínico con los profesores, las jornadas de estudio, cuando se recomienda fuertemente el trabajo en red. Más vale lo vivo del psicoanálisis que la norma mortificante.

Traducción: Itxaso Muro Usobiaga

Revisión: Rosana Montani-Sedoud

[1] Lacan J., « Allocution sur les psychoses de l’enfant », Autres écrits, Paris, Seuil, 2001, p. 364.

[2]N del T. Ficha de empleo: descripción oficial de las tareas requeridas en un empleo determinado.

[3] Miller, J.A., « L’ère de l’homme sans qualités », La Cause freudienne, N° 57, juin 2004, p.85.

[4] FIPA : Federacion de Instituciones de Psicoanalisis aplicado.

Print Friendly

This post is also available in: Francés Inglés Italiano